Nueva Chicago vs Deportivo Morón. Mirá al Gallo en vivo con el relato de La 94 Sport. Domingo 18hs. en www.la94sport.com.ar y por FM En Tránsito 93.9

jueves, 10 de octubre de 2013

Luego de doce...




Por Ezequiel Echeverría

Los resultados registrados en esta última jornada de la primera "B" dejaron al descubierto una situación que, como lo anticipábamos desde el torneo pasado, nos va a acompañar hasta las tres últimas fechas de este certamen.

Fénix parece decidido a sumar a lo grande (sacó siete de los últimos 12 en juego), la U.A.I no le pierde pisada ( 6 de 12) y Merlo sigue empatando y por ahora le alcanza. De esta manera el puntero del torneo Defensores de Belgrano y nuestro Deportivo Morón estarían perdiendo la categoría cuando apenas superamos el 25% del campeonato. Claro que si salís campeón, anulás tu descenso.

Pero de la noche del martes nos quedaron algunas reflexiones. Por un lado ha quedado en claro que esta línea de tres en el fondo es lo más sólido del equipo. Pero no tomemos como parámetro a Tristán ya que vino decidido a no atacar. El doble cinco es Granero - Zúñiga. Por afuera Sánchez, Barbieri u Orihuela (si le pasan una pelota). Enganche?: no definido; y delanteros?: se buscan.
Un amigo me dijo a la salida de la cancha: "...armar un equipo para pelear la permanencia y elegir como atacantes a Cérica y Rodríguez es muy preocupante..."-

Pero quiero hacer un párrafo aparte para nuestro campo de juego. Si tomamos en cuenta que la mitad de los puntos en disputa los íbamos a jugar en el Nuevo Urbano y que uno cree que hay que hacerse fuerte de locales, es inadmisible que Deportivo Morón presente el terreno que vemos semana tras semana. Podríamos sumarle que a nuestros "atacantes" ya de por sí les cuesta controlar la pelota y con este "plus" se les hace imposible. Para dos equipos que juegan en una misma cancha le resulta más fácil defender al que defiende que atacar al que ataca. Y con la necesidad de puntos que teníamos para esta temporada, ésto no debió haber quedado librado a la improvisación.

De la segunda tanda de quince puntos cosechamos dos en dos. Esperábamos menos frente a Témperley y más de Tristán. En Munro no tenemos opción...los tres.

Una cosa más. Si nuestros amigos de Fénix, la U.A.I o Merlo no aflojan en sus resultados, no estoy tan seguro de que con sesenta puntos nos alcance; ya que dependeríamos de Flandria, Barracas o Dámine y allí la cosa sería más complicada porque todavía no los hemos alcanzado. En un momento nos arrimamos y luego fuimos nosotros los que aflojamos. Es que con sesenta unidades llegaríamos a un promedio de 1.18 que teóricamente te deja en la categoría; pero como este torneo es tan parejo y todos tienen muy poca diferencia de puntos entre sí, especulamos que de mantenerse esta tendencia los promedios también van a ser apretados y de  coeficientes altos.

Cositas que nos van quedando luego de doce fechas.

1 comentario:

  1. De acuerdo en un todo en la nota, pero yo pregunto algo que nunca se dice en el programa, QUE PASO CON EL SR. CASTELLON QUE TANTO HIZO Y SE PREPARO PARA CUIDARLO Y SIN SALIR UN PESO AL CLUB ? Como la política de este presidente es gastar por gastar se contrata gente de afuera (de Lanus) que sabe tanto como nuiestro vitaliciio socio de Morón. Nunca hubo una expliocación, si puede ser una que con el Sr. Castellon se intentaba respetar el trabajo de la semana y ahora va cualquierra y juega sobre el no tan verde cesped como ser el otro día chicos de un colegio lo hacian impugnemente !! Así no hay cuidado que valga. Hay que reivindicar a nuestros hombres que intentaron hacer grande al Club y veo que nadie les da bola, sólo se critica como pica mal la pelota y se cayan. REIVINDICACION Y JUSTICIA CON NUESTRA GENTE HONESTA YA SEÑORES PERIODISTAS !!!! Si los hoy capos del Cluib no lo escuchan hay que insistir no ?

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos. Pero para referirte a personas que tienen nombre y apellido, tené a bien poner tu propio nombre y apellido junto a tu dirección de mail al final de tu mensaje. Este no es el foro para acusar o hablar despectivamente de nadie, sin firmar.