martes, 4 de septiembre de 2018

Una noche para el olvido y para patear sueños

Nuevamente Deportivo Morón debutó frente a su gente con una derrota y una decepción. Tal como sucediera en los dos últimos torneos (frente a Tristán Suárez y Riestra), el equipo de Walter Otta se encontró con un Almagro que lo superó a lo largo de los 70 minutos que se pudieron jugar.
Si bien el "Tricolor" no mostró grandes luces, la presión permanente sobre la salida del Gallo permitieron a la visita conseguir dos goles derivados de sendos errores en la última línea.
El primer tanto fue una inexplicable pérdida del balón en un remate débil de Damián Arce que Salvá no pudo retener y en el rebote  Acosta puso el uno a cero.
Al rato nomás y sin tiempo de reacción, Nico Martínez y Nizzo no pudieron despejar un balón del fondo que derivó en un centro bajo que superó los intentos de Mayola y de Sebastián Martínez para que Susvielle pusiera el dos a cero.
Morón no podía reaccionar ante una presión visitante que no mermaba a pesar de los minutos que pasaban.
Algunos tibios intentos de Nicolás Ramírez por izquierda o Pardo por derecha fueron diluyéndose frente a una defensa visitante que tenía claro que no debía equivocarse como sus rivales.
Sólo una corrida de Diego Cháves que tapó el arquero visitante fue lo que tuvo Morón en la primera etapa.
La preocupación de Otta hizo que desde el arranque del complemento Akerman saltara a la cancha por un volante de contención: Nizzo.
Quizás se intentó más pero sin preocupar demasiado a la defensa de Almagro.
El partido debió interrumpirse por disturbios fuera de la cancha a los 70 minutos.
Intimamente creo que podrían jugarse los 90, 120 o más y Morón no iba a conseguir el empate.
Morón jugó como con Colón pero sin Colón enfrente. Almagro le dio un duro cachetazo y lo bajó a la realidad.
Quizás Ramírez estuvo un escalón arriba y cerrando entre los peorcitos hay varios, entre los cuales se destacan Salvá y la defensa.
Román estuvo intrascendente. González molesto con sigo mismo y sus compañeros. Nizzo a los ponchazos. Cháves no encuentra a sus compañeros y ellos no lo encuentran a él. "Pichín" un torbellino inofensivo. Y Otta tendrá que pensar que los rivales ya lo conocen y mucho.

Los Incidentes:
De acuerdo a la información que recogimos, los disturbios se produjeron fuera del estadio con un grupo de hinchas de Morón y Tigre a quienes no se les permitió el ingreso. La cosa fue creciendo y se desbordó en el transcurso del segundo tiempo con balas de goma y gases.
El árbitro Ramiro López decidió la suspensión del partido cuando la policía local no pudo garantizar que los disturbios fueran a solucionarse.
Seguramente se jugarán los 20 minutos a puertas cerradas y habrá que ver si la cancha recibe sanciones de parte del Aprevide.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Desde las 19:50, Morón - Almagro

Deportivo Morón recibe a Almagro en el Francisco Urbano.







Para escuchar el partido con La 94 Sport, hacé clic en la imagen o descargate la aplicación Tune in en tu celular y buscá "En Tránsito FM".




Y como siempre, podés vivir todos los partidos del Gallito por FM En Tránsito 93.9.

lunes, 27 de agosto de 2018

Lunes y viernes, de 20 a 22, La 94 Sport.

Dale clic y escuchá al equipo periodístico que te trae los partidos, novedades y opinión del Deportivo Morón desde hace 30 años.

La 94 Sport, El Programa, se emite por FM En Tránsito 93.9, los lunes y viernes de 20 a 22.

También podés escuchar La 94 Sport en tu celular, con la aplicación Tune In, buscando En Tránsito FM.

viernes, 24 de agosto de 2018

Se larga

Hoy el plantel viajará a Santiago del Estero para la primera presentación del torneo.
Con el nuevo acuerdo con Flybondi, por un lado se ahorran pasajes aéreos a los destinos adonde vuele la compañía, pero por otro y en algunas ocasiones, habrá que adaptarse a la estadía un poco más prolongada de lo habitual.
Deportivo Morón llegará hoy por la tarde a la capital santiagueña, se instalará en el hotel, entrenará mañana, jugará el domingo a la tarde y volverá el lunes en horas del mediodía para pegar otro entrenamiento en el nuevo Urbano.
La idea de Walter Otta es repetir el mismo equipo que jugó frente a Colón en Copa Argentina:

                                              SALVÁ

PAREDES     SEBASTIÁN MARTINEZ     MAYOLA     NICO MARTINEZ

                                     GONZÁLEZ    NIZZO

PARDO                                     ROMÁN                          RAMÍREZ
                  
                                    PUMPIDO   o CHAVES


A esta lista hay que sumarle los siguientes apellidos:
Galván, Celaya, Akerman, Lillo, Gerardo, Casquete y Perales.

Con una interminable pre temporada,un sólo partido oficial (Colón por copa Agentina), y algunos amistosos (Ríver, Arsenal, All Boys y Dálmine) Deportivo Morón llega como un serio candidato a buscar uno de los dos ascensos a la superliga.
Quizás la llegada de Román Martínez puso la cuota de interés de los rivales como para que Morón sea considerado uno de los protagonistas del torneo.
Claro que a Román hay que sumarle mucho de lo que se armó. La continuidad de una línea de fondo que ya viene jugando del torneo pasado, la experiencia de Celaya como primera alternativa, la llegada de Gastón González y la de Mendieta sobre el final, marca que este plantel en condiciones normales debería ser un equipo protagonista en todos los espacios en que les toque jugar.
Recordemos que tanto Pumpido, Cháves o Damián están en condiciones de ponerse la nueve titular.
Casquete, Pardo, Mendieta, Ramírez son cuatro volantes muy ligeros (y algunos con vocación muy ofensiva)  que pueden marcar claras diferencias a la hora de crear situaciones en el arco ajeno.
Tampoco podemos dejar de lado a Lillo y Perales que siempre cumplieron y que en muchas oportunidades terminaron poniéndose las titulares.
En síntesis, Walter Otta vuelve a encontrarse con un desafío grande, ya no se puede hablar de "mantener la categoría" como en el torneo pasado, hoy las pretensiones son distintas porque la apuesta es grande y la expectativa también.










lunes, 23 de julio de 2018

Ilusiona

Al margen del resultado final, todos aquellos que vimos el partido en Rosario volvimos con la misma sensación: “que el empate fue injusto y que de haber habido un ganador debió ser Deportivo Morón.” Fue realmente alentador el inicio futbolístico de este grupo. El la gran mayoría del partido dominó las situaciones y si nos remitimos a la suma de llegadas de un lado y otro, los once de Otta por lo menos cuadruplicaron al equipo de Domínguez.- Para resumir un poco, el debutante arquero rival Burián fue la figura y podríamos dejar de lado los penales en los que acertó a todos los ejecutantes del gallo. Salvá casi no tuvo trabajo y en el gol creo que se comió el mismo error que todos en el estadio, pensando que el uruguayo Martínez llegaba a sacarla; por ende salió tarde a “atorar” al delantero rival. La útima línea (ya conocida) sin fisuras salvo ese mal cálculo de Sebastián Martínez que se fue muy sobre la pelota y ésta lo superó para que Correa marcara el primer gol . Mayola y Nicolás Martínez correctos, sobre todo el “3” que hasta se proyectó con criterio y estrelló un remate en un palo en el primer tiempo. El más destacado atrás fue Maxi Paredes que la rompió, marcado y proyectándose con potencia y velocidad. El doble cinco lo conformaron Matías Nizzo y Gastón González. El ex Instituto se mostró más errático mientras que el que vino de Mendoza jugó un buen partido con un despliegue muy generoso tanto como para recuperar como para sumarse al ataque. Ramírez y Pardo ocuparon las bandas. Sin lugar a dudas Ramírez marcó la diferencia y volvió a mostrar señales de un jugador en crecimiento. Llegó en varias oportunidades a situaciones de peligro y complicó permanentemente a la defensa sabalera. “Pichín”, por su parte, sigue manteniendo intacta su habilidad y desfachatez. Pero como dirían en el barrio: “…le falta un golpecito más de horno…”. Román Martínez llegó como la “figurita difícil de la noche”, y jugó un muy buen partido, permitiéndonos soñar que a ese nivel puede conducir al equipo a cosas muy importantes. Lo que más se notó con el ingreso de Román fue su escaso traslado y su toque de primera y rápido para buscar descargas en ataque. Facundo Pumpido fue el nueve. Personalmente creo que su actuación fue muy buena. Hay que tener en cuenta que en este esquema no es fácil para el único delantero en cancha ya que sólo debe bancarse a toda una defensa rival. Pero en esta oportunidad puede funcionar mejor la idea del D.T. de que los laterales y volantes lleguen con mayor asiduidad al arco de enfrente. Y no es casual que justamente Román Martínez fuera quien consiguiera el empate luego de un desborde de Nicolás Ramírez. Los penales tuvieron un factor desequilibrante que fue el arquero Burián que tuvo su noche. Durante el partido un palo lo salvó y tuvo que trabajar mucho para evitar el gol de Morón. Pero en las cinco ejecuciones adivinó los destinos de los remates. Cuatro a su derecha y uno a su izquieda. Y en todos estuvo muy cerca de sacarlos, salvo en los de Gastón González y Celaya que pudo contener. Vale la pena destacar que en el complemento ingresó Mauricio Alonso por Pardo y también mostró velocidad y peligro a la hora de arrimarse al área rival. O sea que de mantener este nivel, difícil será para Walter Otta decidirse por quién poner desde el arranque cuando el equipo debute allá por el 18 de agosto. El equipo durmió en Rosario y por la mañana emprendió el regreso. Desde hoy hasta el jueves Morón va a probar un arquero: Bruno Galván, con inferiores en Boca pero sin debut en primera en nuestro país. Proviene de Ecuador. Y como no lo conocen lo verán en las prácticas por cuatro días para decidir si se queda o salen a buscar otro apellido.

lunes, 16 de julio de 2018

Arrancamos

Por Ezequiel Echeverría

En una noche apresurada, Deportivo Morón presentó en sociedad al nuevo plantel para esta temporada.

Una modesta fiesta (por lo brindado, no por el costo de la tarjeta) sirvió para poner "primera" y prepararse para encarar el partido del sábado frente a Colón en Rosario por Copa Argentina.

Y con los nombres en la mano, el Gallo pareciera ser uno de los candidatos a pelear bien arriba en un campeonato que todavía no definió cómo y para qué se juega.

Porque la versión más firme habla de dos ascensos (uno directo y el otro por reducido) y ningún descenso ya que la temporada que viene los inútiles de dirigentes que tenemos en el fútbol piensan armar una "B" Nacional gigante en dos zonas en donde lo que es seguro que todos van a estar peleados ya que algunos equipos no van a viajar y otros tendrán que cruzar el país de punta a punta.
Pero en esta A.F.A de cabezas de termo piensan en el ahora y cómo salvarse "ya" sin tener en cuenta lo que viene. Desde el presidente de Chicago devenido a lacayo de Tapia (un cholulo del fútbol que debido a esa debilidad por Messi hizo lo que hizo con la selección) que se encargó de sembrar hace más de un año que el anterior torneo era imposible de solventar y que había que cambiarlo...señores: lo que hay que cambiar es la estructura del fútbol que salvo cuatro o cinco clubes el resto es deficitario porque quieren seguir los pasos de los grandes y no les da el cuero.
Porque seamos conscientes de que en nuestro país no se pueden bancar estructuras del fútbol tal como están. O yendo directamente a lo nuestro, ¿ustedes creen realmente que el Club Deportivo Morón es autosustentable?

Quizás sí, pero no en esta categoría. Y por lo visto de la única manera que se lleva adelante un Club como el nuestro en la B nacional es teniendo un Presidente que esté al borde de la locura peleándose con todos (inclusive con su propia familia) para poner y poner en un barril que no tiene fondo.
Y no me vengan con eso de generar recursos genuinos porque los grandes sponsor no vienen a estos clubes, firman con tres o cuatro de mayor convocatoria, sino compruébenlo en donde Boca y Ríver comparten muchos de ellos y el resto bajan un escalón importante.

¿Alguno se imagina a Deportivo Morón sin Meyer? Y juro que no estoy haciendo apología de sus bondades.

El día que el actual Presidente termine su mandato y decida no seguir les puedo asegurar que vamos a tener que pensar en un club totalmente distinto porque no va a haber nadie que tenga la capacidad económica de tapar tantos agujeros.

Y es cierto que Meyer no sabe delegar ni armar una sucesión para cuando decida retirarse. Pero pregunto: ¿quién quiere ser presidente?. Les propongo un juego: abrimos una lista de socios que quieran serlo. Después le armamos la agrupación. Pero armemos una lista de socios con intenciones de ser presidente y veamos nombre por nombre.

Y hagámoslo rápido porque no falta tanto para que otro apellido deba sentarse en el sillón de Meyer.